titol

La segunda creación (II) (fruto del esfuerzo y «trabajo» de homo)

Formamos parte del cosmos, estamos integrados en él. Nuestro planeta es nuestra morada, nuestra «casa común». Los seres humanos somos la porción «consciente» del Cosmos (¿la única?). Somos unos seres singulares en su seno: aunque somos una porción de la matèria, estamos dotados de conciencia, cognición, reflexión, no absolutamente determinados, con capacidad de decidir, libres y responsables de nuestros actos... ¿Cuál ha sido nuestra «actuación» en su interior? ¿Cuál ha sido y continúa siendo la acción humana, nuestra «obra», en medio de él? ¿Cuál está siendo nuestra “acción” actualmente? ¿Y cuál el resultado de esa intervención humana? ¿Cómo es el mundo que hemos creado? ¿Hacia dónde nos encaminamos? ¿Cuál es nuestro proyecto para el futuro? ¿Qué orientación queremos continuar dando a ese nuestro mundo?

Anterior

 

DÍA PRIMERO:

He ahí que homo vio la Luz, tomó conciencia de sí mismo y apareció la humildad:

—Soy uno más de los habitantes de este planeta. Este espacio no es mío, sólo soy un inquilino provisional. Toda vida es importante y todos nos necesitamos para sobrevivir.

Y la humildad se mezcló con la curiosidad y la responsabilidad y homo inició la creación.

 

DÍA SEGUNDO:

Y el segundo día homo observó el firmamento. Respiró el aire fresco de la atmósfera y admiró la belleza del cielo. Y dijo:

—Debemos cuidar este aire tan limpio porque de él depende la vida de todos. Es importante cuidar este firmamento, los astros que iluminan la noche y la atmósfera que nos protege de las radiaciones.

Así fue como homo evitó la contaminación por gases o ruidos. Legisló para proteger este medio y educó para un consumo equilibrado y responsable. Entonces aparecieron el respeto y la alegría.

 

DÍA TERCERO:

El tercer día, homo vio la belleza de la Tierra y se dio cuenta de sus riquezas. Así es que dijo:

Edificaré con cuidado mis estancias en la Tierra. Intentaré construir viviendas ecológicas que se alimenten de energía limpia. Respetaré la naturaleza e intentaré que mi paso no suponga destrucción. Recibiré con agradecimiento los dones de la madre Tierra y los repartiré con equidad.

Así fue como aparecieron la prudencia, la generosidad y la solidaridad entre los humanos y el resto de seres vivos.

 

DÍA CUARTO:

El día cuarto, homo se fijó en la belleza y grandeza del mar. Y dijo:

Tendremos un cuidado especial de estos parajes. Gestionaremos nuestros desperdicios de forma que no ensucien las aguas. Utilizaremos con sensatez los recursos del mar para nutrirnos y evitaremos su explotación desenfrenada.

Apareció el equilibrio, y homo vio que aquello era bueno.

 

DÍA QUINTO:

El día quinto, homo vio que había muchos animales viviendo en el planeta, animales libres y nobles que jugaban bajo el sol y corrían por los prados. Y homo dijo:

—Crearemos amplios espacios protegidos donde todas las especies encuentren su lugar en libertad. Haremos un uso noble de los recursos que nos dan para nutrirnos y para la investigación.

Entonces aparecieron la compasión y la convivencia pacífica entre las especies. Y homo vio que esto era bueno.

 

DÍA SEXTO:

El sexto día, homo vio a otros seres homo de todas las razas, costumbres y lenguas. Y apareció el impulso de aprender de los demás, de relacionarse y de compartir en confianza. Y dijo:

Conviviremos juntos en paz y nos ayudaremos a crecer respetando la manera que le sea propia a cada uno.

Y así fue como nacieron la amistad, la ternura y el amor.

 

DÍA SÉPTIMO:

He aquí que el séptimo día homo descansó del trabajo hecho... y la Tierra quedó tranquila porque homo había hallado la armonía en su interior con los demás y con la naturaleza. El ser humano entraba en una etapa de humanización creativa. Y así fue como la VIDA dio un gigantesco paso hacia adelante.

Este libro propone un camino posible para llegar a la segunda creación a partir de la mejora de cada uno de nosotros. Estamos convencidos de que el equilibrio interior de una persona va unido a la relación armónica con su entorno. De hecho, la vida siempre enseña que en la misma complejidad reside una enorme sencillez.

Del prólogo de JAUME SOLER M. MERCÉ CONANGLA: Ecología emocional

Són temps per a «construir» junts...
Tu també tens la teva tasca...

Si comparteixes els valors que aquí defenem...
Difon aquest lloc !!!
Contribuiràs a divulgar-los...

Son tiempos para «construir» juntos...
Tú también tienes tu tarea...

Si compartes los valores que aquí defendemos...
Difunde este sitio !!!
Contribuirás a divulgarlos...